Sentimientos encontrados: ser feliz en la tristeza

ser-feliz-en-la-tristeza

Sé que suena contradictorio, pero espero poder explicar con palabras esta sensación loca de mi cabeza. Primero voy a decir que yo soy de esas personas a las que les incomoda estar triste o enojada. No es obvio, porque yo creo que sí hay algunas personas que se regodean un poco en la tristeza, quizás sin darse cuenta. No es mi caso. Siempre que me siento bajoneada siento que no soy yo, que tengo que hacer lo posible para volver a mi estado natural lo más rápido que pueda. Mucha gente me dice que soy demasiado positiva, puede que tengan razón, la realidad es que hace varios años pienso que si me muriera en este preciso instante, me moriría feliz. No intento ser dramática ni nada por el estilo, al contrario, siento que vivo la vida con felicidad, por eso no tengo miedo de morirme en cualquier momento, incluso sabiendo que me quedan mil sueños por alcanzar, ¿se entiende?

Ya hablé de los momentos de inspiración que nos agarran a los que escribimos, soy un poco complicada y amo las contradicciones, de ahí la inspiración para escribir sobre este tema. Por ejemplo, el final de una relación. Creo que sufrir por amor es una de las cosas más fuertes en la vida de un ser humano, es un poco egoísta, pero los que lo sufrieron me van a entender. Te duele más que muchas otras cosas dolorosas que quizás merecerían más de tu atención que un simple desengaño amoroso, pero somos así. Se termina una relación en la que sentís que diste todo, pero todo de vos, esperando que funcionara, que sirviera para algo, pero no fue así. Te duele el alma y sentís impotencia y frustración, ganas de volver el tiempo atrás y OBLIGAR A LA VIDA A QUE FUNCIONE COMO QUERÍAS. Pero al mismo tiempo sabés que es lo mejor, que la vida es sabia, que por algo pasan las cosas. Sentís esa liberación de que después de tantos años de pasarla mal, al fin te cayó la ficha de que estás para algo mejor. Sentís que te sacaron la cortina que te tapaba los ojos, que te sacaron un peso de encima. Pensás, “no puedo creer que me dejé tratar así”.

Y ahí viene una felicidad profunda, inmensa, que se siente exactamente al mismo tiempo que el dolor tan fuerte, y por la misma razón. Agradecés a la vida/destino/Dios o en lo que creas, agradecés infinitamente por esa sensación de que diste todo, de que no te guardaste nada, de que lo intentaste al máximo y no te quedan arrepentimientos, de que ya no está en tus manos si no funciona, de que fue elección del otro. O de la vida/destino/Dios. (¿O tuya? Si al final, si hubieras querido, seguías en esa situación hasta el fin de tus días, pero ¿decidiste? que habías tocado fondo). En este caso en particular, creo que ahí es cuando llega el amor propio. Y ¿qué mayor felicidad que la de sentir que te amas de verdad, tanto como para darte cuenta que el amor verdadero no hace sufrir, sino que trae felicidad? Pensás “nunca más quiero que me duela el corazón sorpresivamente, en cualquier lugar y cualquier momento, estando con otras personas, solo porque me acordé de ese dolor. No, no quiero eso para mi. Las otras personas (¡y yo!) se merecen que esté presente en el momento.” Ahí es cuando creciste, cuando tu interior se hizo un poquito más sabio, cuando realmente tuviste la capacidad de ver la felicidad en un momento de sufrimiento. Bittersweet.

En fin, ser feliz en la tristeza es algo que siento que me hace crecer mucho como persona, es llegar a esa nueva madurez, como entender el funcionamiento de la vida. Es agradecerme a mí misma, agradecerle al destino por esa liberación. Por ese saber que por más que estás triste, seguís siendo feliz, vas a salir adelante, “this too shall pass”. Porque sí, porque todo pasa, porque por más que te aferres años a la tristeza, inevitablemente, un día volvés a ser feliz. Sí, sí, ya sé. Sé que en ese momento se siente que es para siempre, lo sé, lo entiendo, yo también lo pensaba. Considero firmemente que no es para siempre, solo hay que saber atravesarlo, y sí, a veces dura muchos años. No va a ser para siempre.

Como dice la canción, At every occasion one brilliant day funeral”, feliz pero triste, triste pero agradecida.

The Funeral – Band of Horses

I’m coming up only to hold you under
I’m coming up only to show you wrong
And to know you is hard we wonder
To know you all wrong we were

Really too late to call
So we wait for morning to wake you
That’s all we got
to know me as hardly golden
Is to know me all wrong, they were

At every occasion I’ll be ready for the funeral
Every occasion, once more, it’s called the funeral
Every occasion, know I’m ready for the funeral
At every occasion, one brilliant day funeral

I’m coming up only to show you down
For I’m coming up only to show you wrong

To the outside the dead leaves, they’re on the lawn
Before they died, had trees to hang their hope

And every occasion
I’ll be ready for the funeral
And every occasion once more
It’s called the funeral
And every occasion
I’m ready for the funeral
Every occasion
One brilliant day funeral

I’m coming up only to pull you under
I’m coming up only to show you wrong
To know you is hard we wonder
To know you all wrong we were

Its really too late to call so we wait for
Morning to wake you is all we got
And to know me as hardly golden
As to know me all wrong they were
At every occasion I’ll be ready for the funeral
At every occasion once more called the funeral
At every occasion I’ll be ready for for the funeral
at every occasion one brilliant day funeral
I’m coming up only to show you down for
I’m coming up only to show you wrong
To the outside the dead leaves they’re on the law
For they don’t have trees to hang their own.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s